Aula Virtual Homero, aire fresco en las aulas

aula-virtual-homero

La empresa Altic Software presetó la semana pasada en Invesnova su Aula Virtual Homero. La novedad de esta aplicación es que incluye la figura de los padres como tutores de la actividad académica de sus hijos, disponiendo de un acceso especial a la plataforma que les permite ver las tareas pendientes, fechas de entrega o exámenes  y las evaluaciones de los alumnos. La empresa ofrece la herramienta llave en mano alojada en modo SaaS para que los centros educativos no tengan que preocuparse de nada.

Hace tiempo que me desconecté un poco de las aplicaciones de aula virtual porque ninguna de las que conocía, ni siquiera comerciales, me parecían lo suficientemente amigables como para pensar en proyectos educativos (para emprender alguno) que las utilizaran.

Hay que diferenciar entre las aplicaciones de aula virtual para la gestión de la relación con el alumno y gestión de la información asociada a la formación y asignaturas, y las aulas virtuales que son vehículos de presentación de contenidos formativos y que permiten realizar exámenes online (bajo estándares como SCORM).

Aula Virtual Homero es del primer tipo de gestión, que creo que es lo que más futuro tiene en la formación con apoyo online, ya que es el paso previo y necesario para que en un futuro los contenidos puedan impartirse también de forma online de manera eficaz.

Cuando hablo de impartir no me refiero a descargar o visualizar, sino a impartir de verdad, con interactividad en tiempo real, repaso de lecciones online mediante material embebido en el aula virtual, controles y pruebas de conocimiento online, etc.

Volviendo a Aula Virtual Homero, el aspecto de introducir la figura de los padres (o  tutores) en la relación formativa me parece un acierto. En cuanto a la aplicación, he probado el acceso como profesor, alumno y padre, y resulta bastante práctica e intuitiva cumpliendo con los objetivos que se ha marcado y que yo espero de una herramienta de este tipo.

La duda que me queda es si lograrán hacerse un hueco en los centros educativos. Me temo que en España hay bastante reticencia a este tipo de cosas, pero si encuentran algún apoyo financiero o contactos que les introduzcan en el sector de la educación formal de gestión privada para etapas de enseñanza obligatoria, puede ser todo un éxito. En el sector público de la enseñanza obligatoria ni me lo planteo.

Personalmente planificaría una versión para formación superior universitaria y cursos de postgrado (actualización de diseños, modificación de la figura del «padre», añadirle aspectos sociales, etc). Con el plan Bolonia se puede abrir un mercado en ese sector muy interesante.