Alternativas a un CMS estándar para un negocio | Loogic Startups
Seleccionar página

No voy a hablar de qué es un CMS ni de cómo elegirlo. Para el que no lo tenga muy claro puede leerse este excelente artículo que explica qué es un CMS o gestor de contenidos web. De lo que quiero hablar es de lo que hay que hacer antes de elegir un CMS.

Parto de que ya sabemos que es un gestor de contenidos y que somos conscientes de que lo necesitamos. Pero una cosa es que necesitemos un CMS y otra cosa es que tengmos que buscar uno entre las opciones comerciales o de software libre.

Las discusiones sobre qué CMS utilizar suelen ser estériles, sobre todo porque cada uno recomienda el CMS que utiliza pero no conoce lo suficiente otros como para compararlos. Existe una tendencia en los desarrolladores a seleccionar un CMS para un proyecto determinado, y después de pegarse con él hasta la saciedad y conseguir que haga lo que uno quiere, utilizarlo para todos los proyectos sean del tipo que sean.

Y ahí está el error según mi opinión. Si uno se dedica a hacer sólo webs corporativas, o sólo blogs, o sólo… lo que sea, puede perfectamente utilizar siempre el mismo CMS, pero si cada proyecto es sustancialmente distinto, debería plantearse el uso de alternativas.

Después de pegarme durante años con todo tipo de CMS, tanto a medida como comerciales y libres, mi conclusión es que antes de preguntarme qué CMS debo utilizar, debo preguntarme si debo utilizar un CMS de una lista. Tengo claro que debo usar un CMS, pero en el concepto más amplio del término, es decir un gestor de contenidos para administrar, dar de alta, modificar, borrar, etc, pero ¿realmente tengo que elegir uno de una lista?

¿Cuántas horas voy a tardar en adaptar el diseño del sitio web al CMS y de ajustar las funcionalidades, y de añadir las que me hacen falta? ¿Es posible que me cueste menos esfuerzo desarrollar el gestor de contenidos desde cero?

Si quiere montar un blog tengo claro que voy a usar uno de los CMS para blogs que existen, el más me guste. Pero si el proyecto es una mezcla entre blogs, red social, comunidad, foros, con un poco de todo y un poco más de esto o de aquello, ¿realmente me merece la pena luchar contra un CMS determinado para adaptarlo a mi proyecto? He dicho luchar, porque muchas veces es una lucha.

Una de las virtudes de los CMS son los plugins o módulos. Con ellos lo puedo hacer todo, no necesito programar la funcionalidad desde cero. ¿Cuánto tardamos en adaptar un plugin a nuestras necesidades? Desde traducirlo a retocar un poco la funcionalidad para que haga lo mismo pero no exáctamente de la misma forma.

Si lo pensamos fríamente, muchas veces empleamos más tiempo en configuraciones, adaptaciones, búsquedas y retoques que lo que tardaríamos en desarrollar la funcionalidad concreta que necesitamos y a nuestra medida.

Ahora otra cuestión significativa es que estamos hablando de negocios, y una mala elección puede echar a perder nuestro proyecto o puede dejarlo sin escalabilidad. Pero eso ocurre igual sea un CMS estándar o que lo hayamos hecho a medida.

Pensemos que la programación es una «comodity» como dijo Alberto Knapp en aquél Iniciador. Programar no es el problema, el trabajo que diferencia un proyecto de otro se hace antes de la programación. Cuantifiquemos en horas / hombre el esfuerzo de sacar adelante un proyecto, como hacen todas las empresas de desarrollo, y comparemos la línea de trabajo de utilizar un CMS concreto con la de desarrollar un gestor de contenidos a medida.

Llevaba varias semanas retrasando este artículo, pero precisamente la semana pasada me he tenido que enfrentar con dos casos de los que he hablado: buscar y adaptar un plugin o desarrollarlo, y planificar un entorno comunitario con un CMS estándar o desarrollarlo a medida.

Para el que tenga curiosidad, en cada caso ganó una alternativa diferente.