¿Jugamos a los emprendedores?

joven-ideas-tecnologia

A los niños las profesiones que más les gustan son las de sus padres y las que llevan uniforme (al menos así lo dice el tópico). Supongo que siguen jugando a ser médicos y policías… ¿y emprendedores? Tendríamos que empezar por definir la «profesión» de emprendedor, pero el hecho de emprender algo nuevo es inherente a la condición humana y para demostrarlo está la imaginación e inventiva tan prolífica en las etapas infantiles.

Los corsés sociales nos alejan del emprendimiento según crecemos, y la palabra «emprendedor» yo la oí tiempo después de arrancar mi primera aventura en este mundo. Pero las cosas están cambiando, ahora a los niños se les enseñan costumbre sociales y profesionales como parte del juego cotidiano del aprendizaje, y eso incluye explicarles qué es una empresa y cualquiera podría fundar la suya propia; y qué es eso de emprender, hacer cosas nuevas por uno mismo en el ámbito del trabajo.

Las pruebas de esto es que algunas de las actividades del Día del Emprendedor de Madrid (que nos encargamos de comunicar online) están dirigidas a grupos de niños y jóvenes, «mi empresita» o algunas actividades sobre las ideas de negocio y el éxito.

Otra prueba es «Yuzz, jóvenes con ideas», un concurso de ideas viables dirigido a jóvenes adolescentes. ¿Qué sería de nosotros ahora si nos hubieran llegado este tipo de iniciativas a esa edad? ¿Habríamos cometido menos errores o los mismos? ¿Estaríamos mejor preparados para el voraz mundo de la empresa y los negocios? ¿Hubiéramos dicho eso de «jugamos a ser emprendedores» en vez de jugar a ser médicos o policías?

Y la última pregunta, ¿esto hará que la sociedad tenga una percepción más amigable y realista de los emprendedores y empresarios (que empezaron siendo emprendedores)?

8 respuestas a “¿Jugamos a los emprendedores?”

  1. Me alegra ver como se empieza a fomentar este tipo de ideas que en CAN llevamos varios años desarrollando.
    Existe un programa denominado Tribucan ( http://www.tribucan.es/index.php/es) que persigue justamente eso: Acercar al mundo de la escuela los valores que representa un emprendedor (solidaridad, esfuerzo, tenacidad etc…). Hoy ya tenemos emprendedores a los que hemos apoyado ayudándonos a impartir esta asignatura en multitud de colegios por España.
    Alex Nuñez

  2. Ojala estos nuevos emprendedores empiecen a montar más Cooperativas de Trabajo Asociado (CTA) y menos empresas.
    Creo que es una filosofía de trabajo que encaja mejor con el espíritu del emprendedor y que beneficia más a la sociedad, creando más y mejores puestos de trabajo (en este caso socios-trabajadores).

  3. Pues mira Fernando, yo tb estoy completamente de acuerdo contigo en tu planteamiento ;-)
    Por supuesto que «los empresarios» no son gente sin escrúpulos, explotadores, etc (aunque los haya, como en la administración pública donde yo trabajo Y NO SOY FUNCIONARIO Y ME VAN A BAJAR EL SUELDO), sino gente que genera empleo, algo sin lo que no podríamos sobrevivir, aunque el gobierno se niegue a ver la necesidad de que existan «esos seres extraños que se empeñana en crear puestos de trabajo».
    Yo tb estoy viendo una tendencia a estereotipar a los emprendedores como «jóvenes frikis», y eso no me gusta. No creo que sea el camino. Pero creo que se tiende a dar esa imagen, porque en este país para querer crear una empresa hay que estar un poco loco!!!!! Por lo de la juventud, yo no le daría mayor importancia. Yo me considero ahora (pasada la treintena) mucho más emprendedor que con 20!!!! y creo que esto seguirá aumentando con el tiempo. Por lo que espero que cuando llegue a cierta edad siga teniendo la misma ilusión por hacer tangibles mis sueños (eso, para mi, es emprender) sin que importe la edad.
    P.D: Odio Facebook!!!! ;-)

  4. Totalmente de acuerdo, JERCasamayor.
    La iniciativa me parece muy buena y me gustaría que mis amigos no hablasen de «los empresarios» (que muchas veces son emprendedores a los que les ha ido bien) como de explotadores sin escrúpulos.
    Lo que comento es complementario, no excluyente.
    Y desde el punto de vista de crear opinión o cultura de emprendedores, que no se cree un «club» de frikis jóvenes, adictos al Facebook y el Twitter que da una imagen demasiado frívola a los posibles emprendedores «maduros».
    En resumen, enhorabuena por la iniciativa y a seguir por ese camino.

  5. Los niños y jóvenes tiene muchas ideas, y muchas de ellas se olvidan en la edad adulta. Los emprendedores surgen porque hay necesidad y hay ideas, los jóvenes suelen tener muchas ideas pero no tanto las necesidades, pero fomentar el emprendimiento en jóvenes permite un mayor crecimiento económico a futuro, porque es educación, y la mejor invención es la educación…

  6. Perdona Fernando pero creo que estás mezclando conceptos. El hecho de que se trate de fomentar la cultura del emprendimiento desde niño, para que crezcan con la idea (y quién sabe si podría significar una impronta para generaciones posteriores)de que, efectivamente, su futuro podría depararles «algo» completamente diferente a ser bomber@, policía, enfermer@,futbolista, etc…A mi las iniciativas como la que está llevando a cabo Madrid Emprende, al contar con Micropolix (por ejemplo)para el día del emprendedor, me parece simplemente una idea genial que debería tener una continuidad en el tiempo y servir de ejemplo para muchas otras organizaciones. Esto no quiere decir que a los que no somos niños (emprendedores maduros) se nos deba dejar de lado a en el mercado laboral.
    Un saludo

  7. ¿Y qué pasa con los cuarentones? O 50s.
    Hay que fomentar también que puedes empezar una nueva vida profesional con esa edad.
    En España, al que despiden con más de 45 le cuesta mucho encontrar trabajo. Muchos comentan que «estoy fuera del mercado laboral». Pues mónta tu propio negocio. Que no tiene porqué ser un bar o una tienda de ropa (en Granada no se hace otra cosa).
    Es verdad que necesitan más ayuda los emprendedores jóvenes, que están empezando.
    Los que ya se han convertido en empresarios (qué lástima el aire peyorativo de esa palabra, al menos en Andalucía y siempre cuando la pronuncian los sindicatos) no deberían necesitar este tipo de ayuda a los 40.
    Pero no se debería dejar de lado a los emprendedores «maduros» que pueden tener así una segunda oportunidad.