Empresas, General

Pon un abogado en tu empresa

19 ene , 2009   Por Ignacio de Miguel


Hace 7 años que me muevo con mi propia empresa, y un recurso que he necesitado y utilizado siempre es el abogado.

Desde la propia constitución de la empresa alguien tiene que redactar las escrituras. Y a partir de ahí cualquier relación con un cliente debería estar mediada por un contrato.

Podemos utilizar contratos genéricos o modelos, completamente gratuitos, o proporcionados por nuestro gestor contable. Pero a día de hoy, después de decenas de contratos firmados casi nunca me ha servido un modelo estandarizado. Y cuando el contrato me ha sido entregado por un proveedor, no ha habido ni una sola vez que lo haya firmado sin cambiar algo.

El abogado es algo más que un contrato puntual, al menos si es un buen abogado. Para que nos entendamos un poco más en el sector internet / informática, no es lo mismo una empresa de producto que una empresa de servicios.

Haciendo un símil, no es lo mismo un abogado o quien sea que te suelta un contrato estándar, que un abogado que se preocupa de proteger tus intereses a medida y conocer lo que realmente quieres y necesitas hacer.

El abogado es el guardaespaldas legal. Si te asesora bien, trabaja cada contrato como si fuera el único, se preocupa de conocer tu empresa y tu trabajo, es un buen abogado que además te va a librar de muchos problemas, porque evitará que lleguen.

Cláusulas de rescisión anticipada, indemnizaciones por incumplimientos de contrato, condiciones de servicio adaptadas, protección ante el abuso… son cuestiones que nunca deseas que tengan que ser tratadas, pero si tu abogado las ha plasmado en los contratos adecuadamente, al final te ahorras quebraderos de cabeza. Porque las rescisiones anticipadas, indemnizaciones, incumplimiento de condiciones de servicio, etc, se acaban produciendo.

Los emprendedores que montan su empresa con muy pocos recursos suelen prescindir del gestor contable y del abogado para ahorrar costes. Yo lo tengo claro, siempre he incluído en mi presupuesto tanto al contable como al abogado (sí, con algún enchufe que me ha ahorrado dinero). Creo que es una parte del dinero mejor empleada de la empresa y que debería ser casi tan obligatorio contar con ellos como tener el seguro del coche.

De todas formas siempre hay veces que podemos aprovechar un contrato modelo, que se ajusta lo suficiente a nosotros y no asumimos un gran riesgo. Para estos casos hay unas cuantas direcciones que debemos tener guardadas:

Nuestro abogado siempre me dice que todo se puede hacer, y a continuación tengo que explicarle de manera que lo entienda lo que quiero hacer. Es una parte del trabajo muy interesante, contarle a alguien ajeno al sector qué es lo que quieres hacer de forma que lo entienda de una manera tan sencilla que después sea capaz de trasladarlo al lenguaje legal.

Bueno, tengo que terminar con mi consejo del título: pon un abogado en tu empresa.


,


Artículos relacionados

13 Comentarios

  1. María Luisa Lajara dice:

    Yo soy abogada de empresa, y creo, sinceramente, que el papel de cualquier letrado que desarrolle esa función es importante y debería estar considerado de esa forma, porque el abogado de empresa-cuando actúa con ética profesional – es el abogado de la empresa y la protege y cuida porque sus asuntos son los suyos.
    Y es una figura clave porque, generalmente, tiene una muy buena vision global de la empresa ya que por su mano pasan, generalmente, las fusiones, las compraventas de acciones y de compañías, los contratos con terceros, la constitución y cambios en los consejos de administración,las representaciones societarias otorgadas, etc. Y porque “reparte el juego” en materia jurídica no asumiendo personalmente todo lo que surja sino analizándolo con sentido común y con perspectiva jurídica y empresarial y determinando a través de qué vía debe llevarse ese asunto, quién se debe ocuoar de él, qué planteamientos hay que mantener, qué coordinación es necesario hacer, etc.
    Claro, que para que todo eso sea cierto, el profesional debe ser como debe ser y la empresa tiene que ver en él un elemento de apoyo, de ayuda y de confianza y hacerle participe, efectivamente, de su desarrollo y actividad, porque mal se puede defender aquello que no se conoce o se concoe de forma parcial o imcompleta

  2. [...] Enrique Dans y luego neutralizado bajo la opinión de Raúl Hernández a lo que sumé el post de Ignacio de Miguel donde resalta la importancia de tener un abogado en tu [...]

  3. Muy acertado el post, supongo que como en todos los sectores, habrá profesionales de todos los colores.

    De otro lado, muy cierto, hay profesionales bastante buenos, pero que les falta la visión de la foto completa. Es decir que cada cliente tiene unas necesidades distintas y muy precisas y muchas veces los negocios intentan dar una atención “fordista” sin tener en cuenta lo que necesita la persona que requiere ayuda.

    Como lo vimos en el último encuentro de emprendedores de iniciador, la parte legal es bastante valiosa y a tener en cuenta para el desarrollo del negocio y de la startup.

    Para quienes asistimos, pudimos ver aspectos muy importantes para tener en cuenta al lanzar el plan y la estructura del negocio. Los acuerdos con los socios y terceros, derechos de propiedad industrial e intelectual, la transparencia de la startup, etc. Estos aspectos no sólo protejen el desarrollo del proyecto sino que a su vez le darán más solidez, haciéndolo más atrayente para los anhelados inversores.

    Desde nuestro proyecto, una consultoria legal para startups, intentamos dar claridad a todas las dudas del emprendedor.

    Por supuesto, para ello nos apoyamos también en nuestra experiencia como emprendedores, como desarroladores de startups exitosas y conociendo las particularidades del negocio.

    Para quien este interesado en conocernos, podrá dirigir su correo a info@bcnstartup.com o visitar http://www.bcnstartup.com, sino ya nos veremos en próximos eventos. Un saludo

  4. Con perdón por la auto-promo, son muchas las ventajas de contratar un abogado a la hora de emprender cualquier aventura empresarial:
    - asesoramiento mercantil: qué forma de sociedad conviene, cómo configurar el órgano de administración, las relaciones entre los socios, reclamaciones e impagados, etc.
    - asesoramiento fiscal: qué forma jurídica conviene mejor a la hora de tributar, cómo configurar fiscalmente los ingresos y gastos, etc.
    - asesoramiento laboral: selección de contratos laborales, redacción de cláusulas, extinciones y despidos, etc.
    - asesoramiento administrativo: trámites y relaciones con el Ayuntamiento, comunidad autónoma, ministerios, etc.
    - asesoramiento en materia de propiedad intelectual e industrial: registro de marcas y nombres de dominio en Internet para evitar problemas en el futuro.

    En general, el “derecho preventivo” evita problemas o incluso catástrofes futuras derivadas de una mala o inexistente planificación jurídica. Me alegro, Javier, de que lo hayas sabido ver y apreciar. Un saludo,
    Javier Muñoz (iAbogado.com)

  5. Jose Trecet dice:

    A la hora de montar una empresa un abogado puede facilitar muchos trámites. Además, siempre hay que contar con algún asesoramiento legal para la firma de determinados contratos y para la operativa diaria.

    Creo que es un coste casi obligado, aunque el tema de recomendar uno es ya otra cosa.

  6. Alex Puig dice:

    En el caso de un proyecto web, aparte de los contratos necesarios, un abogado también es necesario para redactar las condiciones de uso e información legal del portal. No es tarea fácil respetar todos los requisitos legales que las leyes obligan a cumplir.

  7. Pedro dice:

    Supongo que para eso sirve el plan de negocio.
    ¿Podrías poner unas cifras orientativas? ¿Se paga un fijo al mes? ¿Se paga por consulta? ¿Que sea de nuestro pueblo o un freelance de internet?

    No lo que te ha costado a ti, sino como referencia de mercado.

  8. martije dice:

    Estoy totalmente de acuerdo, pero tambien, desde mi experiencia, os dire que es una de los servicios a los que se le debe prestar mas atencion a la hora de contratar. En mi empresa concretamente debo deciros que nos ha costado no poco dinero, malas actuaciones de “aparentemente” despachos profesionales de abogados así como de contables o gestores, además de infinitos qeubraderos de cabeza.
    Informaros bien con los colegios profesionales sobre las responsabilidades de un abogado o gestor ante un mal asesoramiento y la forma de cubriros las espaldas para exigirle daños y perjuicios. Para nosotros la maxima es:

    TODO POR ESCRITO (hasta lo mas minimo que le pidas, asesoramiento, tramite,..lo que sea…POR ESCRITO)

  9. Pablo S. dice:

    Tengo la impresión que los abogados siempre han sido señal de problemas y malos ratos, porque viven para crearlos o solucionarlos y de pasada quedarse con mucho dinero por ello…miestras más lejos de un abogado menos problemas tendrás en la vida.

  10. El tema de recomendar abogados es un poco delicado y yo desde luego no puedo recomendar a un abogado con el que no haya trabajado previamente.

    Lo de pagarlo… es un coste que creo que se debe contemplar cuando se monta una empresa.

  11. Pablo dice:

    Quién pudiera pagarse uno propio :)

  12. Buen consejo! Yo también lo aconsejo, después ahorrais quebraderos de cabeza, las cosas, mejor hacerlas bien desde el principio.

  13. Nico Bour dice:

    valdria la pena poner algunas opciones de abogados para recomendar a emprendedores que conozcan bien el sector internet y sus particularidades. sería de gran utilidad. y lo mismo con los contables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *