El emprendedor Gollum | Loogic Startups

El concepto de emprendedor Gollum aparece en el libro negro del emprendedor y explica perfectamente una característica que tenemos muchos emprendedores al no querer compartir nuestras ideas y pensar que en cuanto las contemos alguien nos las va a robar, como si fuera el anillo único.

Con todos los viajes y charlas que doy en Iniciador y otros eventos a lo largo de la geografía española, me encuentro muchos emprendedores Gollum, todos ellos están enamorados de su idea, son emprendedores apasionados, vienen a mi en busca de consejo pero no se atreven a contarme su idea. Supongo que habrán leido por ahí que Javier Martín el editor de loogic.com se dedica a copiar ideas de otros emprendedores, así ha forjado su imperio. Y lo mismo con inversores y otros emprendedores de éxito que bien podrían ayudarte con un consejo pero que nunca lo harán porque no les has contado tu idea.

Lo mejor que puede pasarle a tu idea es que te la copien. Si te la copian es más probable que fuera buena, porque no veo razón para que haya gente que se quiera dedicar a copiar malas ideas. En Loogic nos copian el contenido constantemente, mi conclusión en todo este tipo de cosas es que nadie ha logrado tener éxito copiando, al menos no más éxito que el original. Si te copian la idea nunca te van a poder copiar a ti mismo, hasta ahora no está permitido clonar personas, y tú eres el único capaz de convertir tu idea en una realidad y si es posible en un éxito.

Lo peor que puede pasarle a tu idea es que se quede en un cajón. Y si no cuentas tu idea a nadie lo más normal es que no consigas hacerla realidad porque no tendrás los apoyos suficientes para sacarla adelante. Conozco a pocos emprendedores orquesta, lo normal es que necesites socios, equipo, quizás también inversores y partners. Todos tenemos ideas constantemente, si nos las desarrollamos que sea porque pensemos que no tenemos capacidad para hacerlo o porque no tenemos claro el modelo de negocio, pero que no sea por miedo a que nos lo copien porque una idea en un cajón lo único que hace es quedarse anticuada.

Nadie te va a firmar un NDA. Ni yo ni mucho menos los inversores habituales en startups que ven a lo largo del año cientos de planes de negocio y que al firmar un non-disclosure agreement o acuerdo de confindencial se estarían exponiendo a no poder seguir realizando su trabajo ya que muchas de las ideas tienen similitudes.

Solo tú puedes convertir tu idea en un éxito. Ya lo había comentado antes, para mi lo más importante no es la idea inicial sino las ideas que lo pueden convertir en un gran éxito. Cuando hablo de esto siempre me refiero a grandes negocios como Ikea (una tienda de muebles), Starbucks (una cafetería) o Zara (una tienda de ropa) como veis todas ellas son ideas que nada tienen de original pero que se han sabido rodear de un montón de pequeñas ideas que marcan la diferencia. En Ikea organizar los pasillos para que te tengas que recorrer la tienda entera hasta encontrar lo que buscas, en Starbucks los sillones donde te puedes tomar un café cómodamente, en Zara hacer asequible la moda a todo el mundo.

La idea lo es todo. Un titular que me pone a la altura del emprendedor gollum pero que se entiende perfectamente si lees el post que escribí hace un tiempo para el blog de Angel María. A mi lo que me motiva de emprender es hacer realidad mis ideas, no el dinero que pueda ganar o el reconocimiento que pueda conseguir. Me gusta ser capaz de materializar una idea y convertirla en un negocio. Sin la idea no soy nada.

Te puede interesar: