En el mundo real el control de stocks es fundamental para garantizar el éxito de una tienda o en general de un proveedor de cualquier tipo de suministros o que hace uso de ellos. No es lo único pero me atrevería a decir que es determinante.

Una librería tiene éxito si se especializa, es decir, si aumenta su stock en determinados temas. Las gigantes tendrán éxito porque han aumentado su stock en muchos temas. De todas formas el negocio de los libros es basante complejo, algo lo conozco, así que me voy a otros ejemplos.

Una tienda de cocina, de cacharros e instrumental de cocina. Os sorprenderíais de la cantidad de artilugios que existen para la cocina y la cantidad de gente que desea esos aperos. Hay varias tiendas de cocina en Madrid con bastante fama (alguna es una ferretería especializada en cocina), y tienen éxito porque además de ser pocas, han ampliado su stock. Sin stock no son nadie.

Pero no siempre hay que tener stock, al contrario. Las fábricas de montaje de coches son rentables gracias a que no tienen stock. Una huelga del transporte y en 3 días se paran las fábricas porque no llegan los suministros de piezas.

Y ahora nos metemos en internet.

¿Por qué un comprador va a tirar de ratón y no va a ir la tienda física a comprar algo? Hay muchas razones según el caso, la ubicación, el producto, etc. Pero una cosa clara, si tienes una buena competencia en el mundo real, sólo la reducción de costes te puede salvar.

Y la reducción de costes pasa por un control del stock, en este caso al mínimo porque si queremos montar una tienda on-line y competir con el mundo real tenemos que bajar los precios, y eso significa bajar los costes, empezando por el stock, en principio disminuyéndolo con tendencia a cero.

Si fuéramos un gigante europeo nuestro control de costes podría llegar de aumentar el stock de tal manera que el fabricante nos reduce los precios, pero no es el caso.

Reducrir el stock para montar una tienda on-line nos ahorrará además el coste de alquilar el espacio para guardarlo además del propio local de venta del que tampoco disponemos.

Se hace necesario estudiar muy bien el ciclo de vida de los productos desde el fabricante hasta que llega a las manos del consumidor, para acortar los plazos entre un punto y otro, y evitar que nosotros acumulemos stock. Pero alguien tiene que hacerlo, si el mayorista no está dispuesto, sólo nos queda contactar con el fabricante, lo que no siempre es posible.

Tiendas on-line como Bubok, aparte de modelos de negocio y otras consideraciones, se basan en la tendencia a cero de su stock de libros.

Supermercados on-line han fracasado por acumulación de stock sin vender. No consiguieron masa crítica y no aprovecharon el stock de los almacenes de las tiendas físicas.

Muchas de las tiendas on-line de éxito han partido de tiendas físicas, de forma que el stock repercutido para la actividad on-line ha sido nulo.

¿Realmente podemos montar una tienda-online desde cero sin stocks? ¿Es necesario un control sobre los stocks más exhaustivo que en una tienda física?

El modelo de los clubs de compras se basa (simplificando) en vender al consumidor la mercancía antes de adquirirla y sin catálogo fijo de productos, es decir sin stocks. ¿Se puede hacer con otros productos que no sean outlets de ropa y complementos? Yo pensaba que sí, pero después de investigar y de hablar con mayoristas tengo mis dudas.